The blog of Faber.

Icono

Volarte la cabeza

Pueden pasar muchas cosas en la vida de la gente, pero todo parece detenerse cuando uno encuentra la forma mas bonita de volarse la cabeza.
Todo lo demás son simples situaciones cotidianas que solo están ahí para dilatar el tiempo y generar ansiedad de volver a volarte la cabeza al menos 3 veces por semana.  🙂

 

Faber.

Archivado en: Mi mundo y yo, , , ,

Paracaídas.

Venia de un viaje largo y ya no queria volar.
Pero en tus ojos vi un cielo despejado y comencé a sentir ese aire renovado en mis pulmones.
Con mis sueños y los tuyos compramos ese boleto.
El dueño del aerodromo guardo los sueños en su bolsillo, encendió un cigarro mientras las aspas se agitaban al ritmo de mi corazón.
vos sonreias mientras me abrazabas y yo era adicto a esas sonrisas.
El avión despegó y las nubes ya no eran límites para la ilusión.
entonces, a los 5 mil metros nos asomamos juntos, eramos dueños de ese mundo pequeñito que se vislumbraba mas abajo.
miré tus hermosos ojos y me sonreiste.
Era felíz.
Tomé tu mano y saltamos juntos.
Tu flequillo dorado bailaba con el viento y yo nunca había visto algo tan hermoso.
Sin embargo, me soltaste la mano.
Mis dedos quedaron vacios, y mis ojos resignados.
Mi corazón se detuvo mientras tu paracaídas se abria y te suspendía fuera de mi alcance.
Mis ojos se humedecieron pero no por el fuerte viento.
Entonces solo empecé a caer, y a saber que el dolor de la caida o del corazón, me mataría pronto.
La resignación fue mi nobleza.
El estandarte, mi dolor.
Lo malo, es que la vida continua…

Faber.

Archivado en: Just Luv, , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: