The blog of Faber.

Icono

Me voy a otro lado…

Gente me van a poder seguir en otro blog, quiero hacer algo nuevo y mejor. A los que le interese: eternoseptiembre

Anuncios

Archivado en: Mi mundo y yo

Volarte la cabeza

Pueden pasar muchas cosas en la vida de la gente, pero todo parece detenerse cuando uno encuentra la forma mas bonita de volarse la cabeza.
Todo lo demás son simples situaciones cotidianas que solo están ahí para dilatar el tiempo y generar ansiedad de volver a volarte la cabeza al menos 3 veces por semana.  🙂

 

Faber.

Archivado en: Mi mundo y yo, , , ,

I feel sick.

Es muy loco cuando me pasa. Es como un espejismo en un pasillo que me corta el aliento, como un bache enorme en el pavimento grisáceo de la realidad cotidiana que en el momento menos pensado me sorprende y me desestructura la psiquis abstrayendo todos y cada uno de los sentidos. Comienza como una leve descarga eléctrica que hace erizar lo poros de los brazos y la espalda seguida de una respuesta cerebral similar a un  “modo a prueba de errores” que frena en seco ese estremecer de la epidermis para luego intentar manipular los gestos y dominar toda una serie  respuestas sensoriales que en condiciones normales me serían muy sencillo de dominar. La primera vez que vi al espejismo me ocurrió lo mismo, con la diferencia que por un momento  no pude controlar absolutamente nada.
Esta extraña fascinación por el espejismo no deja de pasarme y si bien en la actualidad logro controlar absolutamente cada uno de las reacciones psicofisicas es realmente frustrante entender que si no logro acabar con esta especie de virus las cosas van a complicarse.
Como si fuera poco, esta siempre ahí, en mi cabeza, quitándome un poco la razón, manipulando mi concepción de mi mundo y de mis cosas.
Hay otro síntoma jodido de este virus que me hace ver espejismos (o estos espejismos que genera el virus) y se caracteriza por una adicción a la visión que el espejismo produce (o a los efectos de la visión sobre la psiquis) que se incrementa de forma directamente proporcional a cantidad de veces que veo el espejismo, lo cual no es nada bueno.
Cuando siento que los ojos del espejismo se clavan en los míos, no puedo dejar de mirar y comienzo a sentir como el espejismo desplaza el control de mis sentidos para que el virus residente tome las riendas de toda mi persona. Por otro lado, la sensación es sumamente adictiva porque me hace sentir absolutamente libre por instantes fugaces como chispazos. Durante el periodo que duran esos chispazos toda mi estructura psicológica se desvanece dejándome a merced del virus, desvaneciéndose también las barreras del inconsciente, el poder de abstracción, el pensamiento lógico y todas las cosas referidas a la cordura que el lector pueda imaginarse, lo que obviamente deriva en una suerte de sensación de absoluta libertad pero que al fin y al cabo solo es solo una suerte de desconección entre el cerebro y la realidad.
Es frustrante saber que por mas que todo mi sistema inmunológico esté trabajando intensamente para generar los antivirus, también es posible que el residente logre quedarse y convivir con las defensas al punto de hacer que el portador (es decir, Faber) pierda por completo la razón a causa de los espejismos, lo cual es todo un tema, porque si cumple con todas las condiciones del virus, tarde o temprano abandonará al portador semidestruido.
Existe la mínima esperanza matemática de que el sistema inmunológico se ponga las pilas y logre vencer al virus sin que el portador quede muy hecho mierda por dentro, pero cada segundo que pasa el virus expande su control, el sistema inmunológico permanece acorralado, en pelotas y sin poder hacer un carajo, disminuyendo mucho esa remota posibilidad.
Si en algún momento el virus llegara a desaparecer, el sistema quedaría muy débil, la cabecita muuuuy jodida y las defensas muy vulnerables.
A esta altura supongo que una buena y utópica posibilidad de supervivencia sería que virus y portador se fusionen pero no creo que eso pase.
Soy consciente que no voy a salir intacto de esto, sea cual sea el final.

Faber. (o lo que queda de él)

Archivado en: Mi mundo y yo, , ,

El tema del miedo

Despertarme con el sol que se filtra por la persiana y despertar de ese sueño que el subconsciente dedico exclusivamente a tu persona no me generó, como otras veces, una sensación de vacío y caprichoso deseo de que el viaje onírico perdurase al menos un poco mas. No podía quejarme. De repente era como que en otro plano de la existencia habíamos estado mucho mas cerca de lo que hubiese imaginado alguna vez, y eso bastaba. Un par de miradas, dos manos que se buscaban,  y dos rostros que se unían en un beso que aún puedo sentirlo cuando lo recuerdo. Que si hubiese deseado quedarme dormido para siempre? Obviamente, pero al menos el recuerdo de ese sueño sirvió para comenzar el día con un renovado sentido de las cosas y entiendo que la única forma de lograr eso que uno desea mas que nada en el mundo es luchando hasta el final para conseguirlo, para todos los demás cobardes que enmudecemos de miedo al momento de mirar aquello que nos abstrae los sentidos y no se animan a luchar por miedo a perder, existen las letras para escribir palabras como éstas y resignar las cosas al “destino” palabra que solo define la inmóvil realidad de quien delega en el mundo las posibilidades de obtener aquello que mas desea.

Igual el año fue muy bueno, no me puedo quejar.

 

Faber.

Archivado en: Mi mundo y yo, , , , , ,

Mirando atrás.

Así como el sol que resplandece a la mañana y muere a la tarde en una rojiza confusión celestial que tiñe las nubes e invita a observar el horizonte como se observan los pincelazos  de una obra terminada, así de abiertos y (al fin) inexpresivos mis ojos observan lo que fue con la seguridad de saber que existió y fue grandioso. Luego de ese atardecer en el que dejamos de ser uno, mi camino se hizo mas difícil de transitar. Como un soldado sin patria me enfrentaba al mundo con la sola idea de, a veces, resistir los golpes que me asestaba y otras, aferrándome a cosas que no iban a soportarme demasiado. Cuando vuelvo hacia a tras mi recuerdo no puedo evitar preguntarme el porque de tantas cuestiones. No puedo entender como tan rápido pasó todo lo que creíamos sería eterno. Y es que tal vez esa promesa de eternidad solo se encontraba en nuestras cabezas verdes llenas de utopías e ideales y nosotros sabíamos que las utopías son necesarias pero entendíamos la incompatibilidad entre las utopías y el mundo real. Aún así luchamos con la fe ciega que nuestra juventud nos proveía cada día al levantarnos. Durante mucho tiempo la realidad nos golpeó con fuerza como nos golpeaba el viento en la cara cuando íbamos en bicicletas a la escuela. Aún así seguíamos pedaleando sonrientes por sabernos invencibles mientras tu pelo  se soltaba como una flama de libertad inextinguible que no quemaba mis manos y me hacía sentir eterno.
Quiso la vida que el sueño se acabara. Nos convirtieron en personas que dejaron de sentir para comenzar a ser personas que pensaban. Llenaron nuestras cabezas de individualismo y soledad, nos mostraron que los sueños simples son los mas difíciles de perseguir.
Empezamos a ser críticos y a tener miedo del mundo. Dejamos de disfrutar y empezamos a quejarnos de todo. Olvidamos que el brillo de los ojos y el aire en los pulmones eran suficientes para sonreír. Comenzamos a soltarnos las manos y nuestras miradas dejaron de encontrarse y entenderse. Nos confundieron los corazones galopantes de entusiasmo y comenzaron a latir presa del miedo y la desconfianza. Empezamos a sentir frío y dejamos de encontrar abrigo en los brazos del otro. Poco a poco fue muriendo lo que entendimos al fin era nuestra felicidad. Tragos amargos de lágrimas y soledad bajaron por nuestras gargantas que alguna vez rieron en primavera para amargar nuestros corazones. Mil y un fracasos sobrevinieron luego y mil y un errores cometimos. Cuando dejamos de sentir todo comenzó a ir mal. Nuestros cuerpos se perdieron en la sombras de un invierno triste y ni el deseo mas grande de volver a ser sirvió para evitar esta pérdida.
No obstante aun recuerdo tu sonrisa y sonrío por dentro,  nadie sabe que aún hoy el recuerdo de tu voz dibuja una sonrisa en mi rostro y que en los momentos de silencio de la pesada cotidaneidad de esta vida adulta suelen verse iluminados por las chispas del recuerdo mas hermoso. Y aún esta la promesa del amor que existió antes que nuestros cuerpos se encontrasen y siguió viviendo cuando nuestros corazones empezaron a latir a destiempo. Es la promesa de volver a encontrarnos en otro amanecer, cuando el mundo vuelva a sentir, cuando nuestros ojos se vuelvan a encontrar en aquel momento que la matemática aún no predijo ni la historia escribió. Va a ser un momento mágico en el que nuestras almas volverán a ser una y creo sobre todas las cosas que ese momento será, al fin, eterno.

Faber.

Archivado en: Mi mundo y yo, , , , , ,

Primavera here we go!

Luego de una semanita agitada con trabajos prácticos, mucho estudio y en el medio dos días de Jornada Pedagógica llegó la primavera. Igual, ya lo dije antes y lo sostengo; todo Septiembre es genial, mas allá del 21 y sus fiestas creo que es una época fantabulosa del año, porque las sonrisas parecen multiplicarse y multiplicarse también los buenos momentos. No obstante observo y no es difícil darse cuenta que desde algún lado se intenta como (manipular queda muy feo, digamos… incentivar!) incentivar a la gente a creer que las cosas estan bien, (algún extremista me podría hablar con términos como: “discurso oficial” o las disminuciones de algunos de los devenidos indices que aún los mas adictos a las estadísticas dejaron de mirar o buscar en medios también oficiales porque se dieron cuenta que no se ajustaba a la fucking realidad social man!!!!) pero yo solo digo que cuando el tiempo pasa demasiado rápido como para que uno entienda todo y cuando uno sonríe un poco mas de lo normal, no nos tenemos que comer el viaje de que las cosas están bien. Por el contrario, tal vez siguen igual, lo que es aún peor, porque significa que no estamos haciendo nada para ir mejor…
Bueno, pero no nos vallamos por las ramas este es un post con temática primaveral! Y hoy, a pocas horas del 22 de Septiembre creo que esta primavera puede llegar a ser muy interesante mas allá de mi cumpleaños numero 21 en 6 dias (Si señores!!! Mas derechos y obligaciones!!!)  ignorando el hecho de que lo voy a pasar estudiando para un final, porque cae martes, estoy seguro que va a estar muy copado, y estos días fabulantasticos que te introduce subliminalmente en el cráneo imágenes de río, botes, cerveza, amigos, la viola y el fogón, la coca y el ferné, las tardes de rio sol y playa y momentos copaaaaados  -arrastrando la “a” porque son re copados- son los que estarían buenos tener en un frasco enorme e ir sacándolos para pegarlos cuando haga falta para de esa manera llenar la vida de momentos copaaaaaados.

Igual este 21 es especial y tiene también (como para no perder la costumbre) un momento bastante de mierda porque se fue de esta realidad una gran persona con la cual yo siempre me identifiqué mucho y la voy a hechar mucho de menos ya que es mi tia o “la Tia China” como le deciamos los sobrinos cuando venía a casa.  Y duele mucho porque La tia china era de esas persona que ya no vienen mas, ella siempre iba con los tapones de punta con sus ideales, odiaba las injusticias, siempre apostó al amor, (de hecho acababa de casarse con la persona que mas amaba en el mundo) y era feliz con nuestra felicidad y se entristecía con nuestras lágrimas y siempre estubo, y eso para mi es algo invalorable. Ella también tenia PASIÓN y la pasión es algo que no se adquiere. Vienen solo 2  tipos de personas, las que tienen pasión y las otras, y mi tía era de las que sentía pasión por vernos mejor a todos, ademas de que era idealista y quería y creía en un mundo mejor.
Supongo que porque estamos en un mundo donde los pocos que tienen pasión por verlo mejor son precisamente pocos y la gran mayoría son una manga de hijos de puta individualistas y egoístas de mierda, voy a echarla mucho de menos.
Así que no sé, tal vez en el cielo está mas jodida la cosa y buscan gente copada acá abajo para incorporar en algunos puestos.
Tal vez se tomó una siesta y dentro de un tiempo vuelva a cruzar su alma idealista, justa y bondadosa en otra realidad.
O tal vez, (y esta me parece mas probable) Tal vez nunca se fue. Tal vez a partir de ahora esté para siempre porque para siempre estará  en mi recuerdo y en los que tuvieron el gusto de conocerla, y yo se que la semilla de ideales y principios que sembró en nuestros corazones nos seguirá inspirando y alimentando la pasión que hoy día tanto hace falta para entender que si queremos estar mejor el único camino es siendo cada vez mejores personas.

Faber.

Archivado en: Mi mundo y yo, , , , , , ,

El universo de Mely

El universo de Mely tiene flores de colores y olores fantásticos, tiene un río que navega a veces con el pelo suelto y un sol que se opaca cuando le acaricia la cara. Tiene lagrimas y sonrisas y un amor inmenso. Cuando Mely sonríe, todo es mejor, cuando ella habla, podes cambiar el mundo y cuando calla sientes que alguien dejo de tocar esa canción de Septiembre playa y bicicletas.

Mely tiene colores por montón y si ella no está, falta algo especial.

Espero que Mely nunca quiera conocer  la razón del universo, porque si desaparece desaparecen con ella su perfume, su musica y todo.
Y los malos borrarán todo rastro de su luz para siempre, cuando quedemos solos en la playa y me falten esos dulces acordes para terminar la canción o tal vez sus manos para marcar el ritmo en sus rodillas inquietas. Entonces yo sentiré que falta algo, miraré a mi alrededor y sentiré su perfume mas nunca mas sabré que pasó con ella…

Faber.

Archivado en: Mi mundo y yo, , , , , , , ,

Dias grises, pero Septiembre…

Pocas veces suele pasar que los del noticiero encargados de informar a la población sobre el tiempo le acierten con el pronóstico. Lamentablemente el viernes le acertaron, y ya pasaron 6 días grises con lluvia y aire viciado, con frío y momentos de depresión en casa. Afortunadamente, dicha depresión solo se debe  a las condiciones climáticas y no a condiciones internas que hacen a mi situación personal, y es genial decir esto después de tanto tiempo. Por otro lado, siempre creí que las cosas que se inician con agua, son geniales.  Septiembre inició con agua, y va a ser genial. Septiembre es un mes que no necesita nada para ser genial, es como si el solo echo de llamarse “septiembre”, con la “p” bien marcada, enfática, como si toda la convicción optimista se manifestara en esa pequeña sílaba labial explosiva, que por mas que algunos intenten omitirla contiene ademas la “p” de primavera, la mejor estación del año. No obstante y pese a lo que yo denomino “optimismo del 9no mes” siempre, por el simple hecho de ser humanos, cada buen momento suele pender de un hilo de seda que nos sostiene esquivando peligrosamente las tijeras “mala honda” esas que mucha gente trae de la casa o se preocupa en conseguir ni bien sale a la calle. Es que hay cosas dentro de cada uno, cosas de las que cada uno se arrepiente a pesar de que la vida siga y porque la vida sigue, tendemos a borrar de nuestros momentos. Manos, cuerpos y ojos de personas que reconoceríamos en un millón, voces registradas en nuestro sistema auditivo, reconocibles en un coro de mil voces, esas miradas, esas palabras y hasta ese pelo que ya no se encuentra frecuentemente entre las ropas. Ese anhelo de no querer olvidar por lo que fue y al a vez querer olvidar por lo que no pudo ser. Todo mezclado de forma rara en un lugar donde los recuerdos son malas fotocopias de los recuerdos que alguna vez existieron. Y están ahí, en la esquina de los relojes cuadrados, a la espera de un momento de soledad e inactividad neuronal para atacarte de todos los frentes, para perder tu mirada en la pared, para torcer tu sonrisa una vez mas, para darte ganas de olvidarlo todo, incluso esa dificultad para respirar que algunos llaman angustia y a mi simplemente me gusta llamarle “dificultad para respirar”.
Pero a pesar de todo comenzó Septiembre. Y de nosotros solamente depende cambiar las cosas. Comenzar a vivir conscientes de nuestra mortalidad y sabiendo que cada segundo es irrepetible. Con los brazos mas fuertes que nunca seguir remando, entendiendo que este barco llegará a destino tarde o temprano y si es tu destino, pues toma un remo y rememos juntos; si te cansas de remar, no remes, pero a mi nunca me detengas. (Flash mode on)
Volviendo al post en “si” ahora, en Septiembre, se genera una reacción en cadena de fiestas con amigos, río, asados y buenos momentos. No hay lugar para malos ratos. “Prohibido pasarla mal”, debe ser la consigna. “Lo pasado, pisado” debe ser el lema. Sonrisa en la cara y a disfrutar, que la vida es corta y cada Septiembre es único.

Feliz Septiembre para todos.

P.D: Que bonita es Katy Perry. Si la primavera fuera una chica, sería ella sin dudas.

Archivado en: Mi mundo y yo, , , , , , ,

El Sistema Capitalista.

“No se si es por que quiero asentar la cabeza,
o por que el sistema impone las normas,
pero antes tenía yo la certeza,
de que la libertad tenía otras formas…”

El sistema capitalista, empieza a manifestarse plenamente en la vida de la gente a partir de los 20 años. Esta es una edad donde el joven que era mantenido por sus padres hasta determinado momento decide formar parte de la Población Económicamente Activa y avocarse a la búsqueda de un empleo que le permita la independencia económica y, por lo consiguiente, la independencia total de los poderes progenitores.
El joven se encuentra ante la difícil decisión de enviar un curriculum a una de esas empresas que cagan la vida de la gente, vende su alma combativa, anti-imperialista, zurda, como quieran llamarle y la vende como un combo de hamburguesa envuelto en un papel sin importancia que dice bachiller en Humanidades Artes y Ciencias Sociales.
Cambia sus sueños de enseñar Música Arte o Literatura por un sillón existencialista, un escritorio minimalista, un celular inteligente y la seguridad de que la tarjeta de crédito, la tarjeta de débito, y el sueldo le alcancen para comprar el LCD, el lavarropas automático, ropa de marca que se rompe en el lavarropas automático, y toda porquería que el mismo sistema le vende como la llave de la felicidad. Si querés ser feliz tenes que actualizarte, parece ser el lema de una sociedad (mas que contaminada) bombardeada por la publicidad constante. Lo que termina pasando es que el sujeto en cuestión no alcanza esa felicidad que el sistema ofrece como premio al que logre ascender en el escalafón social, o mejor dicho, a quien “amase” mas fortuna haciendo harina de los demás, como alguna vez dijo Manolito. Y es porque la gente se mete en planes estupendos con la tarjeta de crédito. Compra y renueva toda la basura que le sale del trasero al Monstruo Capitalista, cambia los muebles, los adornos, el sommier y lo que se les ocurra que pueda comprarse para darse cuenta (12 cuotas mas tarde) que nada de lo que compró lo va a hacer feliz, pues con toda la guita que necesita para pagar lo que el anteriormente mencionado sistema le ofrece día a día, el sujeto en cuestión deberá someterse cada vez mas a horas y horas de trabajo para así tener mas dinero y menos tiempo con las personas que ama, o simplemente haciendo lo que le gusta, o sin hacer nada. Se va a dar cuenta que cada vez mira menos televisión en esa pantalla super chata de 15mil pesos, o que su cuerpo cada vez descansa menos horas en ese colchón de alta densidad. Los zapatos de cuero le van a apretar siempre el dedo gordo y el corazón, como su dedo, se sentirá oprimido y a punto de estallar.
Si la gente aprovecharía mas su tiempo con las personas que ama, si descubriera la magia que habita en los instrumentos musicales,  en una paleta de acrílicos, en los maravillosos libros que apilan en bibliotecas y limpian con el plumero antes de recibir visitas, si tan solo se detuvieran un momento en esta estúpida y sin sentido vorágine en la que viven absortos, contestando mensajes de texto encorvados sobre las coloridas pantallas de sus celulares, como pidiendo perdón, conectando sus maquinas a la red para estar en contacto con 680 “amigos” que están en “No disponible” y solo en el mejor de los casos se conocen (tengo casi 900 amigos en Facebook de los cuales conozco a 100 de los cuales me hablo con 12 y me llevo bien con 4, dijo alguna vez una gran amiga) en fin, si uno analiza profundamente las cosas, o aun mas facil; si uno simplemente analiza las cosas se da cuenta que nada es tan claro como parece. En fin, saberlo no nos va a liberar de nada, ni del sistema ni de sus normas. También es cierto que los 60′ terminaron, pero está bueno saber como son las cosas.

Faber.

“…Donde fueron a parar tus ansias de libertad?
En góndolas de supermercados, buscas calmar la ansiedad…”
BoK-Sucia Punk Rock

Archivado en: Mi mundo y yo, , , , , , , , , , ,

Un Disclaimer.

Estimados Seguidores del BoF, Esta entrada es para comentarles mi decisión de eliminar ciertos textos anteriormente pasteados por la sencilla razón de que simplemente no se adaptan a las situaciones actuales tanto externas (en un marco social actual) como internas (es decir que pienso cosas que antes no pensaba y antes pensaba cosas que ahora no pienso).
Como se, creo que es sinónimo de madurez admitir que hemos comenzado a pensar diferente en cierto aspecto o considerar un aspecto que antes no considerábamos o simplemente no pensar ciertas cosas. Esto ultimo no lo digo desde el lado de la auto-represion de pensamiento, por ahi alguien se está imaginando que trato de someterme  a un sistema que no me permite algo asi como el “Crimental” si cabe el termino Orwelliano.
En difinitiva y a grosso modo puedo decir que voy a releer mi blog con actitud critica y de esa manera haré desaparecer sin ningún remordimiento aquello que hoy día me parece una boludez extrema, por eso este disclaimer es para que después no digan: “Hu! busque en los archivos del blog y no encontré tal cosa o tal otra…” porque ya les aviso.
Con respecto a las fotos, saben muy bien que considero cada una de ellas como un documento único y fehaciente de una situación determinada en un momento único e irrepetible, por eso conservo todas las fotos que se les ocurra. Gracias por todo.

Faber.

Archivado en: Mi mundo y yo,

A %d blogueros les gusta esto: