The blog of Faber.

Icono

El Amor de mi vida.

Cuando no puedo reir, opto por escribir, mis sueños, mis momentos diarios, mi bronca, mis impotencias, mis estupideces, en fin, todo lo que se me pase por la cabeza escribir. Esta hipergrafia, nacio hace poco, cuando me di cuenta que algo le faltaba a mi vida desde hace algun tiempo. Hoy, un sueño, me dio la pauta de lo que necesito para volver a sentir emociones intensas, para volver a sentirme vivo. En el sueño me encontraba yo, en un costado, de una escena, mirando desde lejos, el silencio lo habitaba todo, todo menos, mi cabeza, donde los nervios golpeaban en mis sienes como tambores y me hacia temblar el cuerpo y las manos. Mis manos comenzaban a transpirar y mis ojos no podian ver lo que queria leer, unas hojas que sostenia con mis manos. No podia leer nada, un poco por el temblor de las mismas, otro poco por mis nervios, y otro poco, por mi atigmatismo cronico. Comienzo a respirar hondo, con la esperanza de llenar mis pulmones, algo que desafortunadamente nunca sucede cuando lo necesito.
De repente, una luz comienza a aprecer desde arriba, iluminando un objeto unico, una silla de madera, vieja, despintada, y su sombra se alarga por el escenario a medida que la luz se intensifica con el sonido tan caracteristico de los dimmer, que se asemejan a una fuga de gas.
Se que el momento llego, debo salir, debo dar el paso mas dificil de mi vida entera, un paso real, soltar el paño del telon que divide el escenario de las bambalinas y caminar hacia la silla. Entonces, como poseido por un demonio que emerge de las grietas de las tablas, mis pies comienzan a caminar hacia el avejentado mueble, entonces puedo sentir, como mi cuerpo se transforma, dejo de ser yo, para ser él. Para ser el personaje. Entonces el personaje, utilizando mi cuerpo, cobra vida y comienza a hablar. El silencio se rompe con sus palabras, y el monologo comienza a emerger de su voz como emerge en el publico esa energia que puedo tocar y sentir como se siente el frio o el calor. La luz comienza a derretir el maquillaje de mis ojos, y de mi cara y de la cara del personaje, pero el monologo aun no termina. Aun falta mucho para que eso pase. El personaje a travez de mi cuerpo, camina y descansa en la silla, se vuelve a levantar, camina por el escenario donde la vejez de las tablas se quejan como las almas olvidadas de los que alguna vez pisaron, amaron, gritaron, se rieron, y lloraron en ese lugar de colores calidos y silencio tibio. Es ese olor, el que ya no pueden sentir y recuerdan con nostalgia, lo que las llevó hace tanto a pisar por donde el personaje, esta ahora pisando con mis pies timidos y mi alma suspendida.
El monologo termina, y con su final, llegan los aplausos, aplausos fuertes, aplausos de pie, el sonido de los aplausos es acompañado con las luces del teatro, y el personaje, habiendo logrado su cometido, abandona mi cuerpo inmovil y dubitativo, como quien devuelve un envase, para yo poder habitarlo nuevamente, y bajar las escaleras hacia el publico. La gente se acerca, los abrazos no se tardan, y algunos gritan mi nombre. Siento que toda mi vida gira entorno a estos momentos unicos. Cuando la gente comienza a abandonar la sala, quedan algunos pocos, la magia que podia respirarse, comienza a abandonar el salon, por la puerta principal, y yo quedo solo, comienzo a caminar hacia el camarin, entro y tras de mi cierro la puerta. Comienzo a lavar el maquillaje de mis ojos, pero no puedo hacerlo por completo. Vuelvo a ser yo. Vuelvo a utilizar mi cuerpo de todos los dias. Nada queda de la magia que hace minutos, lo habitó todo. Solo queda mi cara cansada y mis ojos aun delineados mirando fijamente sin mirar. Todo termino. No queda mas que vestirme, y volver a casa esperando volver a pisar esas tablas, soñando con ese momento. Y saber que esta es la vida que elegí, y no quiero otra. Quiero siempre ser ese personaje que desafiando el tiempo y el espacio, habita mi cuerpo para salir a recibir esa magia del publico, ese apluso de pie, esa seguridad de ser, sabiendo que no soy, esa realidad que se parece tan poco, y ese calor, que me hace sentir vivo.
Con esa imagen vuelvo a casa, el bolso con mi ropa atravezado en mi hombro, lagrimas en los ojos, una lenta llovizna, que humedece mi rostro con la complicidad de quien quiere evitar que sepan que he llorado, y un poquito de magia, habitando mi corazon…

Faber.

Anuncios

Archivado en: Mi mundo y yo, , , , , , , , ,

4 Responses

  1. Garden City?! Yo vivía en Balbín y Finca!!

  2. viqui dice:

    hola, como estas todo lindo ..!!!! quien sera el amor ede tu vida ehhhhh!!!

  3. Mauro dice:

    Me gusto lo que escribiste… lo explicaste re bien posta.

    Estube viendo que compartimos varias cosas loco..

    Exitos.

    Mauro.

  4. PABLOAM dice:

    fah! me abrio la cabeza un rato! muy bueno 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: