The blog of Faber.

Icono

Espiritu Navideño.

Cuando comienza esta epoca no puedo evitar recordar el espiritu navideño de los años en que si existia tal cosa. Es como si de repente nos olvidamos lo bueno que estaba esperar la noche del 24 de Diciembre para festejar en familia, comer pan dulce y tomar sidra toda la tarde, romper la dieta a la noche con el cordero y esperar los regalos que habiamos pedido todo el año, o al menos saber que alguien se acordó de vos y te imprimio una postal diciendote una frase tan trillada como bonita, un simple “Feliz Navidad!” bien grande adornado con un paisaje surrelista en el cual desde una ventama se observaba una cabaña a lo lejos, en el marco de la ventana asomaba un arbolito de navidad y un trineo volador surcaba el cielo nocturno, todo sobre un manto de nieve. Pero de repente, es como si la rapidez con la que el ritmo de vida actual nos obliga a vivir, no nos da tiempo para eso. Y hoy me siento mal por no sentir ese palpitar minuto a minuto del mes de diciembre, en el cual sabiamos que cada segundo faltaba menos, y comiamos cosas que comen en el extranjero porque sino no es navidad. Es como que si la navidad dejaria de ser navidad si no comemos un cordero y no tomamos sidra y no comemos almendras con el maní, etc. Nos olvidamos que en los paises extranjeros donde si es comun comer eso, estan en invierno, durante el mes de diciembre, lo contrario de aca, que con 50º de sensación termica le entramos al cordero recien sacado de la parrilla, o al lechon, etc. pudiendo comer algo mas fresco, como sandwiches de miga. Aun asi, y a pesar del calor, recuerdo con nostalgia esos tiempos. Hoy no me banco esa afinidad familiar de caretearse unos a otros, tener que saludar parientes que nunca te saludan durante el año, y lo peor de todo, disimular que todo va bien, y no va bien un carajo, pero DEBEMOS decir que si. A las doce hay que tirar cohetes, y es muy comun ver gente qujandose por lo mal que va la economia y por como aumento el precio de la carne para estas fiestas y prendiendo bengalas, cañitas voladoras, y demas pirotecnia de altisimos costos como si nada. y como estas puedo nombrar miles de “Postales Navideñas” como me gusta llamarles a mi a cosas por el estilo, esas diapositivas que se repiten una y otra vez en esta epoca del año. A veces, veo estacionar cientos de autos importados en tal o cual casona de la ciudad, veo bajar gente y mas gente que se siente realizado por manejar dicho Audi, o aquel Honda Civic, De la manos de personas de apellidos europeos, (menos mal! no mezclemos nuestros apellidos de descendencia Francesa o Alemana con apellidos criollos!!! queda re-mal boló, no es top!)  y esa actitud estupida de “Soy alguien mira lo que tego”  Es tan comun ver cosas asi en pueblos chicos donde cada fiste familiar parece una fiesta de mascaras. Hace algun tiempo, me ocurrio algo curioso, caminaba por la plaza de Concepcion del Uruguay y veo un vagabundo sentado en un banco, compartia una bolsa de sobras de un restaurante junto a su unico y mas grande amigo, un perro. Eran los dos fleices en su mundo, Hoy habian almorazado , y era sufuciente por todo el dia, no iba a llover hoy, por lo que las estrellas iban a ser su unico techo. Senti pena por elos. Me senti culpable, por la ropa que llevaba, por el dinero que tenia en mi bolsillo,  y por el helado que estaba tomando, ademas, a pesar de que el grupo de amigos y amigas con los que abia ingresado a la heleaderia no lo notó, yo no pude evitar observar como el mismo hombre dueño del perro habia ingreasado a pedir un poco de agua en una botellita de plastico vacia, para poder tolerar el calor agobiante que hacia ese dia. Senti mucha culpa, si bien no era el responsable directo de su forma de vida, me senti demasiado impotente, no pude tragar con facilidad, debido a la angustia, senti como que alguien le habia puesto el freno de mano a esa noche de diversion con amigos y la pena y la rabia me consumian. Rabia por la forma en que le genta pasa miseria en el pais mas rico del mundo, rabia por la cantidad de gente que vive en la calle, por la gente que pasa hambre, o no tiene un lugar para vivir. Entonces, mientras la empleada del local le llenaba la botella, me miro, y la miré, y en ese cruce de miradas hubo una angustia, una culpa compartida, una impotencia mutua, una verguenza ajena, que deberian tener nuestros gobernantes, una especie de resignacion rebelde, que no se resignaba. Un dolor muy argentino.
Esa noche me senti fatal, pensaba en la cantidad de dinero que iba a gastar, en la entrada al boliche, en los tragos, en las facturas que iba a comprar cuando salga, en un monton de cosas, y mi culpa se aumentaba cada vez mas.
Y debe haber sido evidente mi angustia que una pregunta de mi amiga me volvió a  la realidad, “Eu! tas bien?” Entonces, le conte lo que pensaba. Ella me dijo que a la culpa y la verguenza, a la impotencia y a la bronca, la debian sentir nuestros gobernantes, esos que venden el pais y no piensan en la gente. Le di la razon, a pesar de lo quemado que fue su discurso, pues habia oido cosas similares toda mi vida.
Y para los que estan pensando, “hu, este chabon se fue por las ramas!”, dejenme decirles que no es asi, Hoy, al pensar en el espiritu navideño que nos hace tanta falta, creo que deberiamo ir a buscarlo de la mejor manera. No vallan a las plazas a entregar Sidras y Pan Dulce a los vagabundos, pero agradezcamos tener salud, no volteemos la mirada cuando los veamos, no tratemos de pensar que no existen, enfrentemos la realidad de que por nuestra culpa, por votar gobernantes incorrectos, sigue habiendo gente con hambre. Entendamos que podemos cambiar las cosas, que esta en nuestras manos el poder trabajar porque cada navidad menos niños la pasen en la calle, sin comida ni familia, y que esta en nuestra memoria no volver a cometer los mismos errores del pasado al momento de elegir quien nos gobierne. Y entiendan de una vez que el espiritu navideño es un espiritu de compartir, estar en familia, aprovechar para abrazar a nuestros padres como no lo hicimos en todo el año, de pasar el tiempo con las personas que mas amamos en el mundo, de disfrutar en familia, con amigos, en paz. Y de darnos cuenta cuenta que el mejor regalo que podemos dar y recibir en estas fiestas no esta en ninguna tienda de informatica, ni de ropa cara. Demonos cuenta que el mejor regalo que podemos dar y recibir esta en nosotros.  Y es el Amor. Ese, es el Espiritu Navideño.

Faberdriel.

Anuncios

Archivado en: Cosas Locas, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: